La Llama Eterna

La Llama Eterna
Dedicada a los partisanos que el 6 de Abril de 1945 expulsaron al invasor fascista de Yugoslavia. En el muro se recoge la participación de las brigadas de diversos orígenes,bosniohercegovina,croatas,montenegrinas y serbias que participaron en la triunfal ofensiva. El ideal, la victoria y la muerte les unieron en el pasado. Hoy el recuerdo sigue vivo en Sarajevo, a salvo del nacionalismo intoxicador ¿Hasta cuando?

jueves, 15 de febrero de 2018

2018.¿Año decisivo en los Balcanes? Parte I.

Este parece ser uno de los lemas propagandísticos predilectos del momento en los Balcanes por aquellos que pretenden la integración de sus respectivos países en la UE.
La primera vez que lo oí fue en boca de un político albanés, no recuerdo si fue el primer ministro o el ministro de exteriores, tampoco conozco ni me voy a molestar en buscar en que minicumbre, reunión o conferencia lo dijo. Cómo pueden apreciar  no dedico el menor esfuerzo ni de memoria ni de hemeroteca a dichas declaraciones.
Por dos razones:
La primera es por la intrascendencia. Ninguna de las voces que repitan este lema son en realidad relevantes. Ya que son sólo actores subordinados. Y aunque cambien las banderas de fondo, el idioma, o a veces siquiera lo haga el acento. Todo responde a una iniciativa geopolítica muy alejada de sus atribuciones más locales que regionales.
Segunda: Para no incurrir en la reiteración y enumeración estéril que en nada ayudan a diferenciar el grano de la paja.

El año ha empezado con la presidencia rotatoria de la Unión Europea para Bulgaria. Es la primera vez que este país balcánico lo hace, once años después de su integración. Aunque Bulgaria persigue no sé en base a que su propio beneficio  con la integración monetaria en la zona euro presentando  al menos sobre el papel cifras extraordinarias que avalen su propuesta  como un 6% de paro o un 1% de inflación este optimismo de Sofía no parece ser tomado muy en serio por Bruselas. Que prefiere con su tesis oficial  enunciar que este mandato será de especial importancia para los países que están a la espera de la adhesión prevista para el 2025. Que no despierta ni pasiones ni unanimidad entre los diferentes miembros de la UE.
A saber ,desde la capital comunitaria se insiste en lo que ahora llaman Balcanes Occidentales.
Concepto que se utilizó hace  un tiempo, con la incorporación de las antiguas repúblicas yugoslavas de Croacia y Eslovenia. Pero entonces incluía a estos nuevos estados como Balcanes Occidentales, diferenciándolos claramente de los orientales. Quienes precisamente postulan  ahora por la entrada en tan selecto club.
La Antigua República yugoslava de Macedonia, ha pasado de ser oriental, o ni siquiera eso, ya que parecía no contar para nadie, a estar por delante de las aspiraciones de otros antiguo-orientales como Serbia,  Albania, Bosnia o incluso Kosovo a la favorita y primera en la lista para su incorporación.
El cambio de gobierno, sucedido en esta república yugoslava, favorecido por los intereses occidentales, en contra de Rusia e incluso de un atisbo de mejora en sus relaciones con Serbia, así como una reafirmación nacional frente a Grecia y ante el elemento musulmán albanes le otorgaron carta blanca.
Su entrada en la OTAN, pese a la enormes carencias macedonias ya se da por descontada. Y los trabajos de doma y compra de conciencias, léase generadoras de opinión o barómetros están haciendo un gran trabajo gracias a las técnicas mediáticas y apoyo financiero occidentales. La mayor parte de sus habitantes  o eso aventuran  las encuestas europeístas anhelan entrar en el área de intercambio económico europeo. Viniendo de un estado pobre no debería extrañarnos. Pues  vive o prácticamente lo hace, de espaldas a sus vecinos, con excepción del elemento albanés que los presiona, coarta, condiciona política y socialmente e incluso los ataca militarmente.
No obstante, este enemigo que aceptaron como mal menor en aras de la destrucción de Yugoslavia, y de la desaparición de la minoría serbia de la vida pública, será su nuevo compañero de la Unión Europea. Hablamos de la matriz albanesa, no de su metástasis albanokosovar que se extiende ya a amplias zonas del territorio autodenominado Macedonia y también de Grecia.

Bulgaría, fiel aliado histórico, cultural y político de Rusia ha visto recompensada su deserción del campo oriental con la entrada en la UE. Pese a los problemas que tiene con su vecina ARYM a la que ahora promete ayudar si bien sobre el papel y de forma poco entusiasta. Sabidas sus apetencias territoriales, afinidad cultural y reclamaciones históricas sobre las lindes macedonias. De hecho aún no ha explicitado de forma oficial su reconocimiento del pueblo macedonio como sujeto político. Pero existen factores más apremiantes que la mera lógica social, económica, o histórica. El factor geopolítico se impone.
 La entrada en la UE de Macedonia se ha acelerado. La protección urgente que la UE ansía con la cual recompensar al nuevo gobierno pro-occidental "macedonio “que ha coronado su peregrinar al poder con ilegalidades más flagrantes  de las que acusa al gobierno derrocado y las supuestas  maniobras rusas. Sin perder de vista como se han denostado, hasta el grado de la descalificación de aquellos que  sí tienen conciencia del peligro albanés, y optan por  la vuelta a los valores tradicionales disfrazado de conservadurismo, defensa de la fe ortodoxa a las que rápidamente se ha asociado al ultranacionalismo y en consecuencia  no tienen cabida en los estándares y valores europeos. Elementos que por el contrario son muy agradecidos para el proselitismo islámico y nacionalismo granalbanés.

El gobierno de ARYM al cual podemos calificar de socio populista filoalbanés y totalmente vendido a las potencias occidentales está funcionando como motor de enganche en toda el área.
Hace pocos días vimos una gran manifestación en Tesalónica, en la que más de 100,000 griegos rechazaban el uso de la palabra Macedonia como denominación oficial de su pequeño vecino.
Para ellos son sólo yugoslavos, aquello que voluntariamente renunciaron ser. Pese a ciertas concesiones del nuevo gobierno de ARYM en el estricto ámbito de los simbólico, gran parte de la población griega no quiere verse despreciada, despojada de su gran y única historia, y de su eterna y heroica lucha por su supervivencia nacional por designios absurdos, fantasiosos y mendaces. No obstante en las arenas políticas griegas, pese a actos de profunda protesta diplomática. Resulta imaginable pensar en  la posibilidad que los miembros de Syriza estén contemplando ya  concesiones a los macedonios, para evitar una mayor agresividad hacia su gobierno. Intereses, quita de  la deuda, inversiones, protagonismo en los medios de comunicación que ya se pueden comprobar. Las huelgas generales se siguen sucediendo sin ningún eco, así como los recortes sobre la muy castigada población helena.

Otro tema fundamental para la estabilidad en los Balcanes esta sobre la mesa:
El reconocimiento de Kosovo por parte griega y su apoyo en la escena internacional es más que posible. Y ya se han dado pasos en esa dirección. Quizá las promesas de mejores condiciones para la minoría griega del Epiro albanés, tengan también su peso.  Pero se antoja como poner puertas al campo, cuando la idea de la Gran Albania, lejos de aminorar, se expande y beneficia gracias a la política europea.

Es bastante aventurado incluir a ARYM, Montenegro, Serbia  y Albania como candidatos potenciales para entrar en la UE y además englobarlos como Balcanes occidentales. Estas medidas dan muestras del sinsentido, las prisas y la falta de un proyecto común y de inteligencia política hacia esta región europea. Si estos son los Balcanes occidentales, ¿Dónde empezarán los orientales? ¿En Jordania? ¿Y a qué obedece tal arbitraria  y contradictoria acepción? ¿
¿Y por encima de todo a quién beneficia?

La inacción y desinterés de la nueva administración estadounidense por esta parte de Europa.  No quita que se formulen preguntas con respuestas muy obvias. Una de ellas fundamental. Europa necesita contrarrestar  la gigantesca obra inversora china. Las grandes infraestructuras, construcciones, contratos de transporte están en sus manos. Y superan holgadamente a la de las potencias europeas. Y no me refiero al ferrocarril serbio y su nuevo trazado sino al mismo puerto del Pireo, a que en Croacia, la niña mimada de Alemania, China sea  proporcionalmente la mayor inversora extranjera en los últimos años y que en Bosnia Herzegovina los chinos hayan superado como gallina de los huevos de oro a Arabia Saudí, sus nuevos y pujantes señores, los elegidos, los de la fe correcta que se ven desbancados por precios menores, menor intrusismo y sin peajes políticos.

Bruselas tiene claramente varios frentes abiertos. Competencia económica, enemistad política y nueva guerra de bloques. Todo en medio de un marasmo migratorio que está cambiando nuestro continente y cuyas consecuencias ni son valoradas ni publicitadas. Y el eslabón débil de Europa, es quien antes y más lo sufrirá.

Berlín sabe que los países del este, los nuevos conversos no conforman por si mismos ningún mercado digno de tal nombre, y su estabilidad y madurez política son despreciadas constantemente como dictatoriales, ultranacionalistas, rayanas en la ilegalidad. Los casos de Hungría, Polonia y ahora parece que quizá también el de la República Checa al no ser netamente antiruso lo atestiguan.
Exceptuando el mercado polaco, por su industria y numerosa población,(y por no olvidemos la siempre presente idea de la mitteleuropa germana) el resto de países sólo han sido abrazados por la UE por directrices de Washington que querían desmantelar la esfera de influencia rusa en Europa, fraccionar la Europa eslava y oriental. Esto posteriormente ha sido contraproducente para los intereses europeos. Polonia se ha convertido en un socio rebelde y en un verdadero portaaviones político y militar (crisis ucraniana) de EEUU como también Rumania.
Si bien en las críticas de los medios reposan elementos verídicos para acusar a los gobiernos de estos países de irregularidades y abusos, las críticas son muy parciales y olvidan elementos vitales. 
Y esto es válido también para los Balcanes, sean cuales sean sus coordenadas y denominaciones, pueda parecer  que estemos hablando de un nuevo reparto colonial. Estos diminutos países no ven cuestionada seriamente su corrupción, discriminación, cifras falsas, su económica ineficaz y desestructurada en aras de grandes intereses ajenos.  Que pueden construir, especular, y revenderles, lo que les compran a un precio menor. Pueden imponerles cuotas, regarles con ayudas y subvenciones, pero también con multitud de productos de afuera. Así pues  veremos productos españoles, italianos o alemanes de ínfima calidad  que no tienen cabida en los supermercados de sus respectivos países pero son omnipresentes no sólo en grandes superficies o supermercados sino  incluso en pequeñas tiendas de estos países. Y mayor es el agravio cuando comprobamos que  ninguno de los  productos  de los nuevos o futuros socios se venderá  a nadie más allá que a su vecino inmediato. Y eso formando parte de un mercado común. Es por ello que me permití frivolizar en cierta manera sobre el colonialismo. 
Termino no tan trivial cuando vemos que para la destrucción de Yugoslavia y posterior redibujo fronterizo se utilizaron de forma tan grosera como visible en la Comisión Badinter los mismos principios que para la descolonización de los países del África negra. Esta fue la apreciación europea hacia los habitantes de los Balcanes, orientales, occidentales y centrales yugoslavos.

sábado, 30 de diciembre de 2017

La Condena a Ratko Mladic. Epílogo del TPIY

Creo conveniente cerrar el año, con la clausura del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia que tuvo lugar en la Haya este pasado 21 de Diciembre. Durante estos meses de involuntario pero prolongado silencio, se han ido sucediendo episodios judiciales lo suficientemente significativos como para poder valorar el trabajo de esta Corte de Justicia que desaparece tras 24 años de existencia, 161 acusaciones, un desfile de más de 5000 testigos, más de 11,000 sesiones celebradas y una causa y acusación fundacionales que la han dotado de significado y razón para existir: Demostrar que fue Yugoslavia primero y después Serbia, el único culpable de la guerra y que sobre el pueblo serbio recae la mayor de las vergüenzas, la de haber cometido Genocidio. Para esto se creó esta Corte penal, cuyo fin fue reconocido por el desaparecido Richard Holbrooke que lo tildó como el mejor de los instrumentos para llevar a los líderes serbios fuera del terreno político y ganar la guerra. Aquello lo dijo en 1993 con los primeros pasos del tribunal. Obviamente la decisión ya se había tomado con el estallido de la guerra civil en la antigua república yugoslava de Bosnia Herzegovina. Aunque en este sentido desde entonces pocas cosas han cambiado. El guión de la justicia de los vencedores no ha movido una sola coma durante estas dos décadas largas de encausamientos, encarcelamientos y fallecimientos bajo sospecha como de Milosevic.
El telón se bajó con declaraciones solemnes, desfiles de políticos enfundados en sus trajes, interminables apretones de manos entre unos y otros, palabras como paz ,justicia y reconciliación escupidas apresuradamente como si molestasen, y dificultarán lo realmente importante durante la función del elegante y superfluo acto de despedida, hacer hueco a las exquisiteces culinarias y pensar en otros escenarios más interesantes, electoralmente rentables y económicamente más estimulantes que Yugoslavia.



Yugoslavia , el país que fue y al cual esta corte penal ha acabado de ultimar, de asociar quizá de manera indisoluble y perpetua con la culpabilidad y con una supuesta y pretendida naturaleza criminal. 

Las declaraciones ofrecen pocas dudas sobre la victoria obtenida  a costa de Yugoslavia y el objetivo conseguido:
En palabras de Antonio Guterres Secretario Gral. de Naciones Unidas, de signo claramente continuista:
"Este tribunal "contribuyó al mantenimiento" de la paz y la seguridad internacionales y dio a las víctimas "la oportunidad de hacer llegar su voz" en una corte y de "ver a sus agresores" rindiendo cuentas ante la Justicia.
Asimismo, afirmó que la corte "ayudó a sanar las heridas" provocadas por el derramamiento de sangre y llamó a iniciar los esfuerzos políticos para la reconciliación de las sociedades de la antigua Yugoslavia"
Más allá de la pura retórica (en la peor de sus vertientes) sus postulados están muy lejos de cumplirse, y así debía ser para que el tribunal cumpliera su cometido. Evidentemente en esta justicia no están presentes las víctimas serbias, las más numerosas de la guerra. Del mismo modo que tampoco se sentaron, ni fueron acusados y consecuentemente condenados todos los culpables. La abrumadora mayoría fueron serbios así como confirmada y difundida una y otra vez  la mayor gravedad de sus crímenes. Pese a que el mismo tribunal de La Haya (localidad dónde se encontraba)  en una ocasión llegó a constatar que todos los bandos habían cometido limpieza étnica.
Pero sólo hubo un bando derrotado en la guerra, un país destruido y una comunidad marcada. Para conseguirlo de forma fehaciente, fueron necesarias una combinación de palabras, Crímenes contra la humanidad, matanza de Srebrenica y por encima de todo, la mayor de las infamias: GENOCIDIO. 

Pese a que pueda distraernos el dantesco episodio del suicidio del  general bosnio croata SlobodanPraljak( algún medio español llegó a escribir que se trataba de un serbobosnio)acusado de crímenes contra los bosnio-musulmanes y de haber ordenado volar el puente de  Mostar, sin duda una imagen que ni los medios de comunicación ni las poderosas agencias de comunicación y de relaciones públicas estadounidenses que trabajaban para el gobierno croata de Franjo Tudjman pudieron borrar. El militar en medio de la sala sacó un vasito de cianuro y se suicidó ante el juez y las cámaras de televisión. No hubo culpable croata , más bien todo lo contrario. Otro héroe de guerra con un final digno de jerarca nazi  en no pocos aspectos. El país celebró un día de luto nacional y se oficiaron misas en su memoria en las principales ciudades del país. 
Olvidando escandalosas absoluciones anteriores de criminales de guerra croatas(siempre y cuando las víctimas fuesen serbios), se quería con esta fallida intentona, mostrar de cara a la galería una cierta ecuanimidad. Pero sobre todo a la comunidad bosnio musulmana y especialmente al gobierno de Sarajevo que la disolución de este tribunal que tanto ha velado por sus intereses, no va a significar en ningún caso su abandono por parte de la Comunidad Internacional. El único pilar junto a las decisiones emanadas de este tribunal que sostienen la Federación de Bosnia y Herzegovina.

No en vano, y siendo fieles a este espíritu de venganza, la despedida del TPIY tuvo como colofón final, la condena a cadena perpetua de Ratko Mladic acusado y declarado culpable de entre otros los cargos de la matanza de Srebrenica y de Genocidio. El antiguo general  del SRS ejército de los serbios de Bosnia  no quiso escuchar el veredicto en el banquillo de los acusados ni pudo guardar silencio ante la sentencia. Posteriormente los servicios médicos serbios no pudieron atender al ex militar serbobosnio que sufre un cáncer, por prohibición expresa de las autoridades judiciales internacionales. Cabe decir que algunas de las acusaciones ya habían sido presentadas en juicios anteriores. Con lo cual incluso quedarían en entredicho las formas y figuras penales. Aunque pecaríamos de ingenuidad si pensáramos que esto tiene la menor importancia en este proceso y a estas alturas.

El fallo fue recibido con alborozo por los musulmanes de Bosnia .La rúbrica perfecta , poco más de un mes después que este mismo Tribunal , dictará que :
Los acusados bosnio musulmanes Naser Oric y Sabahudin Muhic fueron  absueltos de cargos de violación de las disposiciones de las Convenciones de Ginebra. 
Acusados  esta vez por la fiscalía serbia tras varias causas también revocadas, por tres asesinatos que el mismo Nasser Oric, héroe islamista de la Armija Bosnia  reconoció en tono jocoso jactándose de su autoría y del dolor causado. Su papel durante la batalla de Potoçari, en el enclave de Srebrenica del que huyó ,presenta no pocas zonas grises de las que ha sido acusado por parte bosnio musulmana. Las victimas serbias abandonaron la sala.  

La suspensión del TPIY se produce justo en el momento que gracias a las investigaciones de Dick Marty de la Unión Europea se ha acusado a más de 60 miembros del ELK   de crímenes de guerra , con más de 500 asesinatos de serbios y albaneses. El gobierno en pleno, con Thaci y Ramush Haradinaj a la cabeza están encausados así como más de 40 diputados del parlamento kosovar. Ahora sólo pueden celebrar que el mismo tribunal que los absolvió, cierre sus puertas tan oportunamente. Y que la decisión y órganos para juzgarlos sean los propios. Nada en verdad preocupante, visto que la justicia internacional ya les ha exculpado reiteradamente.

No obstante algunos no sólo ciegan a la justicia sino que cierran los ojos ante tales atropellos:
  
"Hoy estamos aquí celebrando que hemos ajusticiado a generales y oficiales por perpetrar las barbaries y los crímenes de esa guerra, pero también a los líderes políticos por usar la maquinaria burocrática para permitir aquellos crímenes”

Fiscal general del TPIY Serge Brammertz.

No hay duda de que para quien ha trabajado la justicia internacional. No obstante lo que siempre se omite es quienes han sido las principales víctimas de la injusticia y que ha habido muchos verdugos. Unos durante la guerra, otros después que siguen gozando de la protección internacional como en el caso kosovar, y otros, los últimos son quienes han cometido sus abusos al calor de sus togas y de los medios de comunicación.



miércoles, 26 de julio de 2017

Soros y Los Balcanes.Segunda Parte. La Antigua república yugoslava Macedonia en el punto de mira.


TTras las manifestaciones, protestas, decisiones judiciales, disturbios y avances hacia el atlantismo la antigua Yugoslavia parece haberse tomado un respiro en la espiral de inquietud y angustiante tensión que viene sacudiendo toda la región desde hace un par de años. Y cuya pasada primavera ha sido una buena muestra de ello.
Escribo parece, porque aunque en los medios occidentales la única noticia relevante procedente de la zona es la elección de una lesbiana con orígenes croatas como primera ministra serbia ,en un repugnante guiño más en la política de gestos  de Vucic, el ya nuevo hombre fuerte de Belgrado, encaminada a agradar en occidente y demostrar que los serbios son los más tolerantes y aperturistas entre los pueblos balcánicos.
Y que el azote de la homofobia no tiene cabida en su país como por el contrario , sí en otras de sus repúblicas vecinas y enemigas  cuyos atropellos a quienes no se castiga, crítica ni se fijan los focos de los medios de comunicación. Y menos que nadie los propios lobbies LQBGT.
 Respecto a la libertad informativa , de expresión ,y a la discriminación de su población por motivos religiosos y étnicos vulnerados sistemáticamente en la Serbia actual(Kosovo lo es) por parte de este mismo gobierno  no se dice nada. Los parabienes de sus "colegas europeos" se limitan a las apetencias sexuales de la nueva dirigente.
Serbia está en realidad en una situación incomparablemente peor que durante el gobierno de Slobodan Milosevic en estas materias, hecho por supuesto soslayado por la prensa y la política europea que  no se muestra tan expansiva mediáticamente como por el nombramiento y declaraciones de la flamante ministra. Cuya dudosa naturaleza sexual y su fidelidad a Vucic le han sido de gran utilidad para su ascensión.

No obstante dicho esto, y evidenciada de nuevo el papel de los medios y la estupidez de la neoizquierda imperante, me gustaría centrar este artículo de opinión en la premisa que le sirve de título.
Si bien es cierto que el problema de la Antigua República yugoslava de Macedonia no ha empezado con las protestas contra el gobierno anterior de signo conservador(en cuanto a la salvaguarda de sus raíces nacionales, algunos proteccionismos económicos y su buena relación con Rusia y Serbia amén de sus muy estrechas relaciones con la iglesia ortodoxa nacional)este ha sido un aparente punto de inflexión.

El asalto al parlamento por nacionalistas macedonios y defensores del gobierno vigente ganador de las elecciones y al que ampara la constitución en su proceder político y legislativo se vio definitivamente desplazado por la acción de sus partidarios y deslegitimando a los ojos del mundo. Las condenas internacionales fueron tan rotundas como inmediatas, empezando por la OSCE, la UE y  Washington.  Presentaron la acción de los tradicionalistas eslavos y progubernamentales como un grosero putch de taberna más en los Balcanes
Lo cual ,además de ser falso oculta deliberadamente la toma de poder fraudulenta de la neoizquierda atlantista  aliada y vasalla de los intereses granalbaneses personificada en la figura de Zaev.
Queda al descubierto la total supeditación macedonia a los intereses albaneses y a la imposición lingüística expresada por nuevas leyes en educación, la colonización demográfica albanesa,  la inexistencia de unas ya de por sí muy porosas fronteras, y el imparable y prolongable avance del Islam , y de una previsible mayor libertad de operaciones para las redes mafiosas kosovo-albanesas.
Zaev por supuesto  ha proclamado su gran amor a Macedonia, primando la convivencia con la comunidad albanesa, proclamando su alianza política como de progreso, criminalizando a la "oposición" , en realidad al gobierno legalmente constituido , partido más votado y marginando a la iglesia ortodoxa macedonia.  Por si estos elementos no parecieran lo suficientemente aceptables para occidente, o mejor dicho para  la administración estadounidense y la Open Society de Soros, el primer discurso del nuevo supuesto líder político de la antigua república yugoslava de Macedonia ha disipado cualquier duda al respecto al solicitar la entrada del "país" en la OTAN como garantía para su seguridad, bienestar y desarrollo.

Hasta aquí nada parece salirse del guión post-yugoslavo, a saber la paulatina construcción de la Gran Albania,  el modelo de primaveras urdido y explotado por entre otros el omnipresente señor Soros y su inseparable compañero de causa John McCain y su Institute.
Lo que si resulta llamativo es el descaro con el que se lleva a cabo. Y lamentablemente esta grosería  es la conducta habitual con la que se "opera" en el tercer mundo. Por si todavía alguien  todavía tenía dudas en qué tipo de escenario se han convertido los Balcanes.
Pero en ARYM hubo respuesta. A principios de  este año antes de la celebración de elecciones y del inicio de las campañas de protestas callejeras contra el gobierno conservador apareció una asociación cuya existencia se fundamenta en  ir contra Soros. Stop operation Soros(SOS).
El nombre no lleva a engaños ni tampoco el mensaje deseado. Es también  toda una llamada de socorro para un "país" que se diluye tras la consecución de una de las independencias más artificiales aunque menos cruentas de la guerra civil yugoslava. La Antigua república yugoslava de Macedonia prefirió ser un vilayato albanés antes que formar parte de Yugoslavia o de la federación serbo-montenegrina.
La  función del SOS según sus creadores es la de  denunciar el pensamiento único, la monopolización de la sociedad civil y el ataque a la soberanía macedonia por parte de este "filántropo" y su fundación así como otros organismos extranjeros que instrumentalizan la vida política , social y cultural macedonia.
Sin olvidar la  lucha contra la supeditación económica a los intereses foráneos. Es decir la deSosrización del país tal como la definió el defenestrado antiguo primer ministro Nikolas Grueski.

Soros que también ha financiado al separatismo catalán y se ha mostrado muy generoso con el lobby homosexual y transexual ha ayudado como parte activa del poder blando exterior estadounidense a cambiar un gobierno poco dado a los embelesos occidentales, como era del Grueski , a otro totalmente entregado, no sólo a los intereses estadounidenses y corporativos, sino a la formación de la ya innegable Gran Albania, que parece ser una reedición de la política wilsoniana tras la primera guerra Mundial. Y que es consecuencia de la victoria estadounidense no sólo de la guerra fría sino de la supremacía sobre Europa o la Unión Europea , si se quiere.

También resulta indicativo que los grupos abortistas, feministas, además de los colectivos homosexuales ya mencionados, o las minorías supuestamente discriminadas sean  las nuevas tropas de choque , que provoquen el desgaste y la llegada al poder de fuerzas llamadas perversamente progresistas. Únicamente interesadas en sus parcelas de poder y en no interferir con su nulos programas sociales y políticos, carentes de cualquier independencia real amparadas en un populismo de manual aderezado con la subversión de los valores. Sean cuales sean estos. Pero que apuntan a una degradación de la democracia, convivencia , soberanía y capacidades de la sociedad realmente preocupantes. 
Los entes débiles y enfermos son más fáciles de dominar y de descartar una vez utilizados.

Desde que el siniestro vocablo multicultural ,surgido precisamente tras la caída de la Unión Soviética, sustituyó al internacionalismo o coexistencia ;la dinámica del redibujo del mapa global ha ido en aumento así como la desacralización de valores fundamentales hoy ridiculizados y la falta de una alternativa real al orden económico y político imperante.
Y aunque a los macedonios esto les pueda venir muy grande, Soros y quienes lo tutelan son tan plenamente conscientes como responsables.


miércoles, 31 de mayo de 2017

Roma no paga traidores.

Y Trump los aparta a empujones sería el pie de titular en este caso.



Si bien el actual Presidente de los Estados Unidos se comporta  como se presupone ha hecho durante toda su larga y exitosa carrera empresarial, las formas importan. Y más en diplomacia.
Aunque la imagen del grosero empellón y su ridículo gesto embebido de soberbia que al que escribe le ha hecho recordar al caricato fascista italiano Mussolini , hayan dado la vuelta al mundo, la polémica ya no existe. Y más allá de la inmediatez y saturación informativa ,la razón es obvia.
Pese a que un grupo de educados estadounidenses quiere pedir perdón al  señor Dusko Markovic por el inexcusable comportamiento de su presidente. Un Primer ministro montenegrino tiene la misma importancia en la política mundial que un florero en una tienda de IKEA.

Este mismo matón que le empuja para salir en la foto, al que por cierto ríe la gracia sin dejar de adularle, es la misma persona que con su firma ha aprobado la entrada de Montenegro en el seno de la OTAN. Así sucedió este pasado 11 de Abril. Días después, el 28 de Abril, el Parlamento aprobaba por iniciativa gubernamental la adhesión a la Alianza atlántica. En contra de la opinión de la mayoría de la población montenegrina. Sin por supuesto someterlo a referéndum, estas cosas sólo son buenas contra Yugoslavia.
Montenegro, parte intrínseca e histórica de Serbia, integraba la pequeña Yugoslavia (Federación Serbo-montenegrina) durante la agresión criminal de la OTAN en 1999. Y fue castigada por las bombas occidentales.Centenares de personas murieron,la gran mayoría civiles. Sus centros industriales, sanitarios, infraestructuras civiles fueron arrasados.
Y bajo su suelo y en sus costas yacen elementos radiactivos de las armas utilizadas a tal atroz  fin que hacen de ese pequeño territorio y una buena parte del mar adriático un foco de contaminación cancerígeno patológico exponencialmente devastador.

Estas conclusiones no son nuestras, fueron publicadas en la prensa italiana hace más de seis años. Y negadas por la OTAN y el gobierno italiano, tras el revuelo y las múltiples denuncias de aumento de casos de cáncer en toda la región y testimonios de los pescadores de la peligrosa presencia de residuos armamentísticos y de un prolongado y muy elevado descenso de las capturas.
Si bien cualquiera que pueda alegar, sí y eso que le importa a Trump. Ni siquiera sabrá qué país es ese, o quien era ese tipo. Lo desolador de la respuesta es que al primer ministro montenegrino le interesa lo mismo.

Montenegro se convierte en el primer país bombardeado por la OTAN  que se une a la alianza. Esta es otro paso más en la escalada de crispación en los Balcanes. Por un lado deja totalmente cercada a Serbia por miembros de la OTAN con desproporcionadas bases y efectivos militares. Por el otro tras las tensiones creadas desde Podgorica contra ciudadanos, inversiones y políticos rusos, el cepo no sólo se cierne sobre los serbios. La salida al mar que se negó a Serbia, la han convertido ahora en cuartel estadounidense (no seamos tan ridículos siquiera en pensar que la OTAN tiene algo de europea) y priva a Moscú de una región amiga desde hace siglos.

Otra de las consecuencias es que legitima al muy corrupto gobierno montenegrino, dándole carta blanca para sus usos mafiosos y su discriminación/enemistad hacia su población no nacionalista. Se entiende serbia y montenegrina, pues los albaneses y musulmanes gozan de otra consideración, beneficios y protección.

El empujón es sin duda una descortesía. Un gesto insolente ya olvidado. Pendientes los medios de la próxima barrabasada del energúmeno de la Casa Blanca.

La verdadera infamia no es el golpe sino  que un político montenegrino estuviera allí para recibirlo.
  

lunes, 29 de mayo de 2017

Soros y los Balcanes. Primera parte.Hungría

No es este blog un espacio proclive a las teorías de la conspiración ni mucho menos a la manipulación o intoxicación informativa .Por tanto no podemos pasar por alto el papel del magnate George Soros, llamado temerariamente por muchos filántropo, en la escalada de tensión que tiene lugar en los Balcanes.

Por supuesto este no es el único escenario en el que la Open Society, su órgano ejecutor, contribuye con dinero, centros y especialistas en desestabilizar, provocar o afianzar los poderes según sea su signo político. Y aunque la partida principal es contra la influencia rusa, como lo atestigua la donación de medio millón de dólares a favor del ultranacionalismo de signo fascista ucraniano, el tablero geográfico lógicamente se expande a toda la Europa del Este y los  Balcanes por los obvios intereses en juego.
Menos notorias y bastante más ignoradas son las razones por las cuales Soros contribuye a fomentar el separatismo catalán y a  las fuerzas populistas pseudo-peronistas de Podemos con generosas contribuciones económicas. Sospechosamente parecidas tanto en concepto como en cantidades a sobresueldos. Este parece ser un modus operandi habitual con marcos y protagonistas secundarios.

Volvamos a los Balcanes,en cuya demarcación por supuesto incluyo a Hungría,país originario de George Soros y de plena actualidad.Ayer mismo jóvenes manifestantes tan pulidos como representativos de todas las causas "correctas" habidas y por haber protestaban en la bella capital húngara contra el cierre de la CEU. Este centro es una universidad  financiada por el Sr Soros con la que a ojos de la prensa, ha sido bendecido el país que le vio nacer.
Considerada por la prensa como la mejor universidad de Hungría.,(Al parecer olvidan que Budapest cuenta con una universidad desde 1635) la más moderna, con los mejores profesores, encarada a  los profesionales del futuro y claro está a la constitución de una nueva élite húngara. Suponemos muchos de estos muy prometedores estudiantes habrán asistido a la manifestación, para vivir la alegría de sentirse por un día contestarios a pesar de su espíritu netamente  anti-rebelde ,y ciertamente contar con la distinguida atención de los medios opositores, es decir los propios, del mismo conglomerado-corporativo del Sr Soros.

El cierre decretado de dicha universidad  por el presidente húngaro Orban, siempre acompañado por la muletilla "autoritario" o incluso dictatorial para asemejarlo más si cabe a su "amigo" Vladimir Putin ha sido censurado por todos los medios que he consultado.Si bien es cierto que mis conocimientos sobre Hungría son más que limitados, sí parece evidente que los esfuerzos de Soros van encaminados al desprestigio del díscolomandatario, algo que ha conseguido plenamente en el seno de la Unión Europea, no resulta tan obvio su sustitución visto que en Hungría, el supuesto "dictador"  no ha perdido popularidad y suele imponerse en esas consultas, a veces fuentes y origen de la sabia voluntad de la ciudadanía, llamadas elecciones, si por bien no siempre sus resultados son los razonables.

Y es lo que sucede con Orban. Hungría es el único país de la Europa Oriental,de forma muy destacada que se aleja algo del atlantismo imperante en la región y de muchas directrices bruselenses.
 Las más molestas no son las posibles deficiencias en normativas presupuestarias ni los respetos a los flujos migratorios extracomunitarios, u otras problemáticas relativas a libertades de expresión y acción, por parte de las ONGs y medios opositores aunque estas lógicamente irriten más a los intereses de Soros y sus compañeros de viaje, ya que les atañen directamente.
La principal causa son las buenas relaciones con Rusia, Hungría se ha posicionado repetida e intensamente a las sanciones de la UE contra Rusia, que perjudican su economía y el sentimiento anti ruso prácticamente secular en los húngaros ha dejado paso a una pujante simpatía hacia el líder ruso. El país magiar depende casi exclusivamente del suministro de gas ruso y pese a su pertenencia a la UE cuenta con un  trato ventajoso. Es también imaginable que tanto el precio del gas como el de la gasolina sufrirían una fuerte subida en el caso de una liberalización, además de posibles problemas de suministro. No deseables en un país con un salario mínimo de 411 euros.

El belicismo histérico y rearme masivo de sus socios y vecinos europeístas no parece tener tampoco reflejo en la política de defensa húngara. Sus contenciosos  y problemas parecen ir en otra dirección.
Aunque Hungría no suele tener nuestra atención si no como enemigo histórico de Serbia y Yugoslavia forma parte de una estrategia común para la zona.

En el siguiente artículo intentaremos analizar la presencia de la Open Society en la antigua República Yugoslava de Macedonia.

domingo, 30 de abril de 2017

Francia rechaza la extradición de Ramush Haradinaj.


La respuesta a la pregunta que hice hace tres meses y que encabezaba el artículo: ¿Llegará la hora de la justicia en Kosovo y Metohija? ha resultado ser tan temida como esperada. NO.
La justicia francesa ha rechazado la petición de extradición a Serbia por crímenes de guerra de Ramush Haradinaj, comandante del E.L.K, criminal de guerra confeso, antiguo primer ministro del ente de Kosovo, y actual cabeza visible del partido de oposición Alianza por el futuro de Kosovo. Enfrentado hoy por el poder contra su antiguo compañero de armas y de cártel, Hashim Thaci.
Esta decisión que fue prorrogada dos veces y que fue aceptada tras la recomendación de la Fiscalía francesa para entregarlo a la justicia de Serbia, ha sido refutada por el Tribunal de Apelaciones de Cour.
Mientras en Belgrado, el gobierno serbio se esforzaba en recuperar la antigua y hay quien dice firme alianza entre Serbia y Francia materializada en la restauración una alegoría escultórica y una cripta en el parque de Kalemegdan, Francia daba la espalda o traicionaba a Serbia una vez más. Variables estas, según se crea o no esa versión de amistad entre las dos naciones. Aunque al que escribe esto sólo le parece mala literatura de guía de viaje, conociendo mínimamente la historia francesa durante el siglo XX.
Lo triste es que muchísimos serbios creyeron, combatieron y murieron por esa idea.

La corte francesa  abundó en el sentido  que no había nada en la denuncia presentada por Serbia que no fuera de naturaleza política, negándole también el derecho de apelación.  
Y por si hubiera duda de lo sesgado de la decisión y de la intencionalidad francesa, el otra vez absuelto Haradinaj dejó el país en menos de 24 horas, como así mismo fue estipulado por las autoridades francesas. Un verdadero escándalo. Desgraciadamente sordo. Otro más que glosa la negra historia de Kosovo, en la que por enésima vez el crimen organizado recibe protección, legitimación y apoyo por parte de Europa.

 El gobierno serbio reaccionó con una dura nota de protesta que considera la decisión como escandalosa y mal fundada a las autoridades francesas, a las que sumó la llamada del embajador serbio en Paris a consultas. No se escatimaron las muestras del malestar ante la noticia, y se juzgó la decisión como inaceptable, cuando los cargos tratados  son de extrema gravedad como los espantosos crímenes de guerra por los que era encausado Ramush Haradinaj. Diferentes, no lo olvidemos de otros por los que también  fue absuelto por el Tribunal de la Haya. No obstante está por ver que desde Belgrado se confirmen las amenazas de suspender las extradiciones y requisitorias con Francia como se habían planteado en primera instancia, tras la vergonzosa sentencia

Mientras los togados franceses deliberaban su fallo final y a pesar de la orden de la Interpol, y de toda la documentación requerida, enviada por el ministerio de justicia serbia, el dictamen final  no podía ser otro, por la eminente naturaleza política de la causa. 
El propio hermano del acusado,Daut Haradinaj, miembro de la Asamblea del gobierno Kosovar, llamaba reiteradamente a la limpieza étnica y asesinato de los serbios de Kosovo-Metohija si se llegara a producir la extradición. Por su parte el acusado Ramush Haradinaj, apaciguó a sus partidarios confiado en el triunfo de la justicia.

Uno de los primeros en alegrarse por su liberación fue el primer ministro albanés Edi Rama, que califica a Haradinaj como "un ganador" y no puede dejar de expresar su admiración por el grupo terrorista E.L.K, "del que se siente orgulloso, por su lucha por la libertad contra el régimen de Milosevic". Extraña manera esta de referirse a civiles desarmados, mujeres y niños. 
Y una muestra palpable del espíritu de reconciliación en la región de mano de  la estrategia gran albanesa que sube un peldaño más en su escalada de tensión en los Balcanes y que se extiende con la constante amenaza a la existencia de la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

El recibimiento de Haradinaj en Prístina fue celebrado con parabienes por parte de todas las fuerzas políticas, del "gobierno”, bienvenida con fuegos artificiales. En definitiva como el regreso de un héroe tras la victoria, pues ese es el sentir general de la población albano-kosovar que ve al serbio como  a un enemigo a batir, nunca como a un vecino.
En su pletórica vuelta a casa, se reafirmó en que Serbia es el pueblo enemigo, que nunca olvidarían lo que pasó(los crímenes que ellos cometieron y su vigente campaña de hostigamiento y persecución no existen, visto el signo de la sentencia que corrobora una vez más la protección occidental al grupo terrorista y enclave criminal kosovar).
Y dejó una afirmación que hizo las delicias de la multitud que lo aclamaba en la capital de Kosovo y Metohija, que también despertaría simpatías en otro "país" ex-yugoslavo:

"Debemos enseñarles a los serbios cual es su lugar. Tuvimos que hacer lo mismo que hicieron los croatas",

Un veredicto intolerable  que además de ensuciar de sangre inocente y de oprobiosa injusticia a Europa, es un paso más hacia la desestabilización y ataque frontal a Serbia y a sus  potenciales aliados.


El día antes del fallo 27 de Abril, Montenegro votaba su adhesión a la OTAN, se producían disturbios en ARYM, y la ofensiva a favor de George Soros contra el gobierno húngaro ocupaba las páginas de información y opinión internacional.

viernes, 28 de abril de 2017

LAS GUERRAS ÉTNICAS ¿SON FATALES? FALSAS LECTURAS Y VERDADERA LECCIÓN DE LA IMPLOSIÓN YUGOSLAVA de Jean-François Gossiaux,


Artículo original de Jean François Gossiaux extraído de la siguiente dirección:

el cual  cito en su totalidad por su gran relevancia y brillantez analítica. Aunque en algunos pasajes se evidencie el momento en el cual fue escrito, es más que interesante.

Los acontecimientos de Yugoslavia han dado lugar en Francia, -y supongo que asimismo en España, Italia, etc.,- a una verdadera explosión de lo que se podría llamar una «etnología espontánea», p9r analogía con la sociología espontánea, aquella que oímos desarrollar en la calle, en el bar, en los medios de comunicación. Sencillamente, aún cuando esa sociología se enuncia en principio con certeza, -se sabe de qué se habla, ya que se habla de uno mismo-, la etnología espontánea se presenta tras una cortina de modestia, siempre precedida de expresiones como: «Todo eso es muy complicado, no se entiende nada, no se puede entender nada». No obstante, cada uno expone su comentario. La primera familia de explicaciones responde a un tipo de etnología extrema, o si se prefiere, de una clase de etnología primitiva. Se sitúa dentro de la categoría de la alteridad absoluta, de la barbarie --en sentido propio-, del salvajismo. Habría una brutalidad en los Balcanes, incluso hasta una crueldad inherente a la región. Véase como prueba las matanzas en serie de la última guerra mundial, y el número, extraordinariamente elevado, de víctimas para un territorio de esa dimensión. Ocasionalmente, se cita la anécdota de la cesta de ojos de Ante Pavelic. Aunque, siendo lo más frecuente en el momento actual el insistir sobre la barbarie serbia, este tipo de recuerdo de los crímenes «ustachas» no está de moda. Las atrocidades de los años cuarenta se ponen en relación con aquellas de principios de siglo, de las guerras balcánicas y de las rebeliones anti-otomanas que las precedieron, con las correrías de las bandas armadas y la ferocidad de las represiones turcas. La explicación «teórica», que constituye también la contrapartida positiva de esta reputación sanguinaria, se encuentra en la imagen de una sociedad, o sociedades, gobernada por los valores de (1) Traducción del original francés de: Josette González. 35 honor y accesoriamente por el principio de «vendetta»; así pues, una sociedad armada y violenta, lejos de nuestra civilización pero coherente con esa misma violencia. Un segundo tipo de interpretación une a la lejanía exótica la profundidad de la historia. Digamos que es de orden etno-histórico. Es el tema más amplio y doctamente desarrollado en los medios de comunicación y, más aún, el esquema que constituye casi el objeto de un consenso general: el de la «glaciación comunista». El totalitarismo comunista, aprisionando los pueblos, les habría impedido expresar sus antagonismos seculares, y la debacle del comunismo habría liberado todos esos odios ancestrales; la historia --que no es sino, en esencia, la de las confrontaciones entre los pueblos recupera su curso desgraciadamente interrumpido. Este esquema, por otra parte, se aplica también allende Yugoslavia. Ha resurgido cada vez que un conflicto estalla en el ex-bloque comunista, en Europa, en el Cáucaso, en Asia central... Pero en el caso yugoslavo, lo específico del régimen «titoista» añade color al cuadro. Queda por explicar porque, en cuanto que son libres, esos pueblos se arrojan unos contra otros. Se vuelve a caer, pues, en el estereotipo precedente, el de la violencia intrínseca, exótica. Algunos, no obstante, van más al fondo de las cosas, más al fondo de la historia, y dentro de la más amplia perspectiva geopolítica, conectan los conflictos actuales con el gran cisma de Oriente, incluso hasta con la pugna entre Roma y Bizancio. Resaltan en efecto, que el frente actual, al menos el del conflicto inicial, es decir, el de la guerra serbo-croata, coincide con una línea de ruptura que se encuentra de manera constante desde esa época lejana, la línea de ruptura entre Occidente y Oriente. Lo que complica todo, evidentemente, es que no existe uno, sino dos Orientes, o dos versiones de Oriente, la ortodoxa y la musulmana. Pero, de todas las maneras, los grandes conceptos históricos se citan fácilmente, al lado de intuiciones etnológicas, para dar cuenta de la actualidad. Un tercer esquema, en fin se sitúa dentro de una perspectiva inversa, analizando la situación actual no como la manifestación de una permanencia histórica, sino como el producto de una configuración inédita. (Es, principalmente, el análisis de Edgar Morin). El postulado de partida es el siguiente: Al morir, el comunismo ha engendrado una entidad ideológica nueva, un tipo de transformación monstruosa que proviene de su cruce con el resurgido nacionalismo: el nacional-comunismo. En Yugoslavia, esta ideología es sostenida por una de las partes en conflicto, el poder serbio, encarnado por Slobodan Milosevic. La guerra no es más que el medio para un fin, la «purificación étnica», aquella, no es sino la aplicación de esa ideología. Una lectura semejante de los acontecimientos, que se basa en un análisis distanciado y altamente teórico (o que se quiere como tal), ha conducido paradójicamente (paradójica, pero naturalmente) a apreciaciones maniqueas y radicalmente reductoras. Un partido ha sido tachado de diabólico, según el procedimiento puesto en práctica unos años antes en la guerra del Golfo. Quien dice «diabolización» dice personificación, vocalización en una figura repulsiva, en esta ocasión la de Milosevic, e identificación de esa figura con una gran figura diabólica de la historia --evidentemente Hitler-. Los horrores de la guerra, los crímenes de guerra aparecen como la ejecución metódica de 36 un plan elaborado por una organización centralizada --el «aparato militar serbio»- . Nos deslizamos, así, uniendo un etnónimo a la barbarie instituida, hacia aquellas explicaciones del primer tipo que cité anteriormente, esas explicaciones de una alteridad fundamental, el salvajismo de los demás. Simplemente, aquí, todos aquellos que se baten no están reflejados en esa alteridad, sino solamente algunos de ellos aquellos que no son de Europa. Todas esas producciones de lo que he llamado una «etnología espontánea», más o menos entremezclada con filosofía política, con historia geopolítica, etc., no son del todo diferentes de la realidad. Pero existen suficientes ejemplos contrarios para invalidar cada una de ellas en su pretensión de expresar una verdad total. Tomemos por ejemplo esa idea de una violencia específica de los Balcanes. Efectivamente, allí los conflictos armados se han desarrollado de un modo exacerbado. Pero ¿no es en verdad lo propio de todas las guerras? Piénsese en las matanzas del Palatinado, durante la gran época de la «guerra de encajes». La segunda guerra mundial ha sido particularmente mortífera en Yugoslavia. Pero son numerosos los lugares donde una u otra de las guerras mundiales han sido especialmente mortíferas. La represión de los movimientos de liberación nacional por los Turcos ha sido extremadamente dura. Las diversas represiones en las que se han sumido las potencias coloniales, medio siglo después, ¿han sido verdaderamente más clementes? Lo que, en cambio, puede parecer verdaderamente específico, hasta el punto de dar la imagen de una extraña crueldad, son las formas de esa violencia, o más exactamente su puesta en escena. El ejemplo más sorprendente es la famosa «torre de los cráneos» de Nic. Este tipo de espectáculo macabro estaba destinado a impresionar la imaginación de las poblaciones, a aterrorizarlas, en un período de rebelión crónica. La técnica es ciertamente particular, pero no así el método. Si por lo tanto la violencia guerrera de los Balcanes no me parece, hablando con propiedad, extra-ordinaria, ¿qué realidad hay detrás de la imagen de una sociedad tradicional balcánica basada en el honor de la sangre, detrás de la imagen de una sociedad armada y entregada a la «vendetta» (representación e imagen que alimentan esa percepción deformada de los conflictos en la Península Balcánica)? Ciertas regiones, efectivamente, (en Albania, en Montenegro...) han cultivado un determinado modelo, que coincide con estructuras de linaje fuertes y una estricta« «patrilinealidad». Pero ya no existe desde hace mucho tiempo. Sí ha existido alguna vez, en la mayor parte de las regiones de Serbia, por ejemplo, donde el principio «vertical», diacrónico, del bratsvo (el clan) desaparece tras el principio «horizontal» de la zadruga (la comunidad familiar, la comunidad de los hermanos). El campesino serbio, como el campesino croata, no están armados. O, más bien, la sociedad «tradicional» serbia no es una sociedad armada (lo mismo que la sociedad tradicional croata). En cambio, existen regiones donde los campesinos serbios estuvieron institucionalmente armados (institucionalmente, es decir, por el Estado, o a instigación del Estado). Se trata de «confines militares» situados, como su nombre indica, en la frontera entre los dos imperios, y donde Viena había instalado, como defensa contra los Turcos, una población serbia de campesinos-soldados, puestos a vivir en zadruga y movilizables permanentemente. Son sus descendientes quienes constituyen lo esencial de la «minoría serbia de Croacia» (pongo las comillas en la medida que los interesados, evidentemente, recusan esa apelación) concentrada en la famosa Krajina. Otra forma, más contemporánea, de dotación institucional de armamento de la sociedad -y en esta ocasión de toda la sociedad yugoslava- ha sido, en la Yugoslavia socialista, lo que se ha llamado el sistema de defensa popular generalizada, basado en una concepción de la defensa mediante la guerrilla. No es necesario ser experto en cuestiones militares para relacionar este sistema y las formas empleadas en la guerra civil actual. Pero que, repito, si existe una cierta tradición -sería mejor decir: una cierta costumbre de sociedad armada en el territorio yugoslavo, ello se debe a la voluntad del Estado. o de los diferentes Estados, dentro de circunstancias históricas determinadas y en función de consideraciones precisas de política internacional. No se trata, salvo algunos casos que son la excepción, de una tradición inscrita en estructuras sociales, dentro de una cultura. No hay un atavismo balcánico de la violencia. Examinemos ahora el segundo tipo de explicación «automática» de los conflictos yugoslavos --complementario del anterior- el esquema de los antagonismos seculares liberados por la debacle comunista. Es evidente que todos los conflictos llamados «nacionales» o «étnicos» que se desencadenan en diversos lugares del antiguo mundo comunista son la consecuencia inmediata de esa debacle y del derrumbamiento de las estructuras de poder. ¿Son, por lo tanto, la «reanudación» de confrontaciones permanentes que simplemente había estado congeladas durante ese período -para respetar la metáfora-? Puede ser cierto acá y acullá. En el caso preciso de Yugoslavia, hay que tener en cuenta lo específico del régimen de Tito. La federación yugoslava no fue una prisión de pueblos. La constitución de 1974 aplicó al extremo la lógica descentralizadora. Se puede sostener también, al revés del esquema clásico, que esta constitución establecida por un poder comunista, la que aprueba, si no las crea enteramente, las separaciones entre pueblos y entre repúblicas. En cualquier caso, esa fecha, muy anterior al «fin del comunismo». marca el principio de un proceso de desintegración de Yugoslavia, bajo la acción de fuerzas centrífugas cada vez menos contenidas. Por otra parte, es necesario precisar que incluso antes de 197 4 la Yugoslavia socialista era infinitamente más respetuosa con las identidades nacionales que el reinado que la había precedido (véase el caso de Macedonia). La antigua Yugoslavia, la que nació inmediatamente después de la primera guerra mundial, ¿era por su parte una «prisión de pueblos», una creación artificial de las cancillerías europeas, una anomalía donde las declaraciones de independencia de 1991-1992 habrían constituido una liquidación tardía? El hecho es que después de un período en donde el reconocimiento de los pueblos, o por lo menos algunos de entre ellos, estaba inscrito en el nombre mismo del país (Reino de los Serbios, de los Croatas y los Eslovenos), el reino yugoslavo de los años treinta fue un Estado unitario, centralizado y dictatorial, por lo demás perturbado por la agitación crónica de separatistas croatas. Pero la Yugoslavia nacida de las convulsiones de la primera guerra mundial era el resultado de un movimiento de larga duración sostenido tanto por Croatas como por Serbios. El yugoslavismo fue la forma que tomó en la región el nacionalismo del siglo diecinueve. El reino serbio al arrancar su independencia al imperio otomano sirvió de modelo y de referencia, pero la base intelectual de la identidad sud-eslava fue elaborada en el interior del imperio austro-húngaro, principalmente en Voivodina y en Croacia (bajo el nombre de ilirismo ). Es necesario resaltar, por otra parte, que antes de la segunda guerra mundial jamás ningún conflicto frontal había enfrentado los pueblos croata y serbio, a los cuales además, ya no había pertenecido ningún Estado desde el siglo XI y el XIV respectivamente. Los Croatas no eran los campeones del Occidente germánico como tampoco los Serbios eran los campeones del Oriente otomano. Al contrario, los defensores más sobresalientes del Imperio austro-húngaro, como he dicho, eran serbios. Los militares serbios ejercían además su talento por todos los confines de Europa. Los batallones croatas al servicio de Luis XIV, aquellos que han legado al mundo la «corbata», estaban, de hecho, compuestos por Serbios. No se puede pues citar a Serbia y Croacia en términos de enemigos hereditarios, con el mismo título, por ejemplo, que Francia y Alemania (o Francia e Inglaterra).